14 abr. 2011

Llevas a cuestas

Llevas a cuestas un cruz que no te conviene.
Tu cabeza lleva mucho tiempo bajo la orina.
Te emocionas con saber que puedes salvar, y luego ser salvado.

Liendras comieron la sangre de tu cuero cabelludo.
Tu melena luce mas desordenada y mal oliente que nunca.
Tu vestido apenas trata de tapar la cicatriz dejada por la muerte de tus hijos,
la de tus hermanos y la segura muerte de tu padre.

Paseabas delirante, volabas cada vez que nadie te veía.
Temías de vez en cuando, pero ser temerario, te hizo sólido y liquido a la vez

Donde caíste dejaste la semilla, y también al pájaro,
y también al jaguar, y también las manos.

Tu el hijo, el médico y el abuelo, que curabas dando tu sangre,
ahora te asfixias cada vez que la nombran.

Te doy un poco del dulce que regalaste,
quiero verte sonreír antes de irme.
Trataré de no recordarte mas,
por lo menos no por ahora.

Debo hacerte a un lado y seguir mi rumbo...
a lo mismo has venido, pero no por el mismo camino.
Vivirás entre lo vivos,
Yo moriré entre los muertos.

Dejá que yo solo me rescate,
me voy con tus letras en el alma.